losa

¿Qué son los forjados sanitarios y para que se utilizan?

Un forjado sanitario, cómo indica su nombre, es un forjado que sirve para mejorar la salubridad de una vivienda. Se llaman «sanitarios» porque tradicionalmente este tipo de forjados eran sinónimo de casas higiénicas, que evitaban la humedad y por lo tanto las enfermedades que esta solía acarrear a los ocupantes de un edificio. (mohos, hongos, etc…)

La finalidad fundamental de un forjado sanitario es la de impedir el paso de humedad desde el terreno hasta el interior de la casa. Esto se consigue creando una pequeña cámara de aire entre el suelo y el primer forjado del edificio. Esta cámara de aire debe estar debidamente ventilada para conseguir que no se acumule humedad dentro de ella.

cimentación

El forjado sanitario también sirve cómo regulador de la temperatura, aunque no de la misma forma que las cámaras de aire de los muros o cerramientos, pero su existencia ayuda a mantener el calor dentro del edificio.

Tenemos que asegurar que el primer forjado se encuentre separado del terreno, lo suficiente como para que una persona quepa arrastrándose entre la tierra y el forjado para poder garantizar un mínimo mantenimiento.

forjado sanitario

Los elementos principales del forjado sanitario lo constituyen las viguetas autorresistentes o autoportantes y las bovedillas, que pueden ser cerámicas, de mortero de cemento o de poliestireno expandido, siendo éstas últimas de gran capacidad aislante y de fácil colocación.

Luego se disponen las armaduras de reparto y de negativos, y la capa de hormigón superior.

El forjado y la vigueta deberán cumplir la R.D. 1630/1980 sobre Fabricación y Empleo de Elementos Resistentes para Pisos y Cubiertas y la vigente Instrucción para el Proyecto y Ejecución de Forjados: EF-96.

forjado sanitario

Por último, en las paredes de bloque, se colocan unas rejillas y así el aire puede circular. No solo tenemos la cámara de aire sino que además, está ventilada. Ejecutar este elemento, aunque encarece ligeramente la construcción, ofrece otras ventajas como son la posibilidad de pasar tubos de instalaciones por debajo. Y si hay alguna fuga de agua a lo largo de la vida del edificio, se accede a ese espacio y se arregla, sin necesidad de tener que levantar las baldosas ni picar

¿Es siempre necesario ejecutar un forjado sanitario? ¿Cuándo puede ser interesante plantear otro tipo de soluciones?

  • En terrenos con poca humedad, climas fríos y secos, se puede aprovechar la inercia térmica del terreno para disminuir las pérdidas de calor. Las construcciones enterradas han sido  siempre una solución muy eficiente ya que el propio terreno actúa como regulador de la temperatura. En estos casos, bastará con proteger la losa de la filtración de posibles humedades. Lo que sí es aconsejable, cuando queremos aprovechar la inercia térmica del suelo, es ejecutar losas de cimentación de grosor medio superior a los 30 cm que regula muy bien la temperatura gracias a su gran masa, en los casos en los que calefacción no es por  suelo radiante, incluso se puede plantear el no aislar dicha losa del terreno , ya  que este está actuando como aislamiento natural.
  • La ejecución de los forjados sanitarios es muy costosa ya que requiere encofrados perdidos en la mayoría de los casos, al final, se trata de ejecutar un forjado más, en edificios con un alto porcentaje de ocupación en planta, suponen un alto sobrecoste sobre presupuesto de ejecución material final de la obra.
  • Hoy en día existen sistemas de aislamiento muy eficaces, por lo que cuando planteamos una losa de cimentación en contacto con el terreno es perfectamente viable colocar sistemas de aislamiento e  impermeabilización que garanticen que no se van a producir filtraciones de humedad y pérdidas de calor.
  • Para aplicar distintas soluciones es necesario realizar antes un cálculo de pérdidas de carga, posibles filtraciones por capilaridad, un estudio de la humedad del terreno, etc. Pero podemos asegurar que cuando se trata de edificaciones que por algún motivo profundizan más de 1 m sobre el nivel de rasante, la ejecución de una losa de cimentación, que por otro lado reduce el coste de la estructura del edificio, nos sirve perfectamente como soporte del suelo de la primera planta, evitando de esta manera la ejecución de un forjado sanitario.

forjado sanitario

Losa de cimentación

Las Cimentaciones por Losa, también conocidas como Cimentaciones por Placa o Plateas de Fundación, son aquellas Cimentaciones Superficiales que se disponen en plataforma, la cual tiene por objeto transmitir las cargas del edificio al terreno distribuyendo los esfuerzos uniformemente.

Las losas son un tipo de cimentación superficial que tiene muy buen comportamiento en terrenos poco homogéneos que con otro tipo de cimentación podrían sufrir asentamientos diferenciales. También en terrenos con muy poca capacidad portante. Las losas más sencillas son las losas de espesor constante, aunque también existen la losas nervadas que son más gruesas según la dirección de muros o filas de pilares.

losa cimentación

Estas losas llevan una armadura principal en la parte superior para contrarrestar la contrapresión del terreno y el empuje del agua subterránea, y una armadura inferior, debajo de las paredes portantes y pilares, para excluir en lo posible la producción de flechas desiguales.

En casos de terrenos de poca resistencia para cimentación (inferior a 1 kg/cm2), puede ocurrir que las zapatas de los pilares aislados tiendan a juntarse.

La cimentación por losa es una buena solución cuando:

  • La construcción posee una superficie pequeña en relación al volumen (rascacielos, depósitos, silos).
  • La base de cimientos calculada resulta tal que la transmisión de carga a 45º representa una profundidad excesiva.
  • El terreno tiene estratificación desigual y son previsibles asientos irregulares
  • El terreno de asiento es flojo y de gran espesor y los pilotes a colocar serían exageradamente largos.

losa josman