enerphit

EnerPHit. La rehabilitación arquitectónica  más eficiente bajo el Estándar Passivhaus.

La energía es un bien escaso (y caro). En España tenemos que importarla en su mayor parte, lo que nos hace dependientes de terceros países y de los devenires geopolíticos de nuestro entorno. Reducir al máximo la demanda de energía de nuestros edificios nos permitirá protegernos del aumento constante del precio de la energía.

Además, las directrices que nos llegan desde la Comunidad Económica Europea, establecen, cada vez más, una exigencia mayor,  para reducir las emisiones de CO2

Mejorar la envolvente permite renunciar a los sistemas de calefacción / refrigeración convencional: el aporte energético necesario para una vivienda se puede conseguir mediante la aportación solar, las personas, la iluminación y los electrodomésticos.

Un edificio rehabilitado con estos planteamientos se puede amortizar en menos de 10 años: el ligero sobrecoste que conlleva se recupera en ese tiempo por la reducción drástica de la factura energética y los gastos de mantenimiento.

Los productos y sistemas necesarios para la construcción bajo el estándar Passivhaus no son muy diferentes a los convencionales: simplemente son diseñados teniendo en cuenta una mayor eficiencia energética.

rehabilitación pasiva

El estándar Passivhaus es una inversión: pagable a corto plazo, rentable a medio e imprescindible a largo plazo.

¿Por qué rehabilitar?

Por cuestiones económicas, o por normativas impuestas por patrimonio,  muchas personas optan por la rehabilitación de edificios, en lugar de una nueva construcción.   Existe un gran parque de edificios existentes, en buenas condiciones estructurales, que  pueden continuar su uso en las próximas décadas.  Sin embargo, estos edificios, por su escaso nivel de aislamiento térmico,  utilizan aún más energía que una vivienda nueva convencional,  lo cual, es contraproducente, para dicha rehabilitación, y su viabilidad económica final.

Por tanto, la rehabilitación arquitectónica con EnerPHit, ofrece una oportunidad para ofrecer aún mayores ahorros de energía, que en una rehabilitación convencional.

¿Merece la pena rehabilitar según EnerPHit?

Un edificio reformado EnerPHit reduce tanto la carga financiera del ocupante como el impacto ambiental del edificio. En combinación con la mejora de la comodidad de este tipo de edificios y la reducción del riesgo de daño estructural, esto asegura que la adaptación a la norma EnerPHit vale la pena.

Además, el valor de la propiedad, una vez que se ha acometido la rehabilitación arquitectónica, tanto para venta y alquiler aumenta significativamente con los requisitos de bajo consumo de este tipo de edificios son particularmente atractivos.

Los altos niveles de aislamiento deben ser vistos como una póliza de seguros asequibles contra subidas de precios de la energía. Si usted no requiere tanta energía para la calefacción,  será mucho más resistente a estas subidas de precios.

Planteando la rehabilitación arquitectónica  como un aislante continuo en la envolvente, un  sistema de ventilación de recuperación de calor, al que añadirnos una envolvente hermética al edificio,  son los puntos claves para conseguir una alta reducción de la demanda de calefacción.

Poder hablar de INVERTIR en lugar de GASTAR. Al reducir al máximo la demanda energética de nuestro edificio, es relativamente sencillo conseguir el aporte energético necesario mediante energías renovables y poder llegar a hablar de edificios sin hipoteca energética.

Rehabilitar con EnerPHit, es  conseguir un edificio  sin hipoteca energética

Por otro lado, en muy pocos años, la aparición de nuevas normativas más exigentes en el ámbito de la eficiencia energética empujará a la baja el precio de viviendas poco eficientes, al contrario de lo que ocurrirá con los edificios de alta eficiencia, con prestaciones superiores de confort y durabilidad y gasto energético mínimo.

El requerimiento de energía de una casa como reequipamiento en la Norma EnerPHit es:

  • La calefacción anual requisito de 25 kWh / m2año,
  • La demanda total de energía primaria no superior a 120 kWh/m2año,
  • La frecuencia de la temperatura interna excesiva (> 25 ° C) debe limitarse a un máximo de 10%
  • Renovaciones de aire por hora ≤1.0